¿Necesitamos a Messi?

¿Alguna vez se pusieron a pensar cómo será el fútbol después de Messi? Imaginate un fútbol sin rivales tirados en el piso por una gambeta, o sin pelotas que entren perfectas en los ángulos, o sin ojos llenos de lágrimas de los hinchas por un golazo. Ayer tuvimos la posibilidad de experimentar un poco de eso. Messi dejó los botines de lado, se puso las zapatillas y disfrutó del partido desde el banco pero sin la posibilidad de entrar.

¿Necesitamos a Messi? La respuesta es clara y concisa, cortita y al pie (como le gusta a él). Por supuesto que si. Nadie podría dudar de tener al mejor de todos en su equipo y no querer ponerlo. Messi es el mejor de todos y es argentino. Cuando falta, nos hace falta. Pero tenemos que aprender a convivir con sus esporádicas ausencias. El golpe sufrido en el amistoso contra Honduras lo dejó relegado para el partido debut de la Selección contra Chile. Y el Tata fue muy claro, “no podemos estar pensando en que alguien debe reemplazar a Leo”. Pero el DT debía resolver el enigma de cómo jugar sin Messi. Y lo hizo.

messi-gambeteando

Nico Gaitán fue el elegido, no para ser Messi, sino para ser Nico y lo hizo muy bien. Sobre todo cuando todos los ojos están puestos en vos, evocando esa maldita equivocación que debes ser otro que no sos. Y que no puede ser nadie. Porque lo normal no puede ser anormal. Eso es Messi, extraterrestre. Y Gaitán hizo lo suyo, dentro de un esquema que se lo permitió. El equipo fue compacto, presionó alto, salió rápido y contraatacó de manera contundente. De allí nacieron los goles. Con la seguridad de Nicolás Otamendi y Javier Mascherano para tirarse al piso, con un Augusto Fernandez atento en la recuperación en el mediocampo, con un Ever Banega enlazando las líneas, y un Ángel Di Maria veloz, gambeteador y con mucha frescura.
El equipo superó la angustia que le producía no contar con su mejor carta en el comienzo de la Copa América, y contra un rival poderoso. Ese que nos sacó la ilusión de alzar la última Copa América. Es indiscutible que necesitamos a Messi, el jugador distinto que nos puede dar cosas distintas. Necesitamos a ese que dentro y fuera de la cancha nos puede dar más que todos. Pero también hay que aprender a jugar sin él cuando las circunstancias nos obligan. Y el Tata y Argentina supo como hacerlo. Mostró carácter, ganas de ganar y jugar bien. Dio un paso más que importante ganándole al rival más difícil del grupo, ahora queda seguir y recuperar a Lio. Todos queremos volver a verte con la celeste y blanca y seguir disfrutando de tu zurda.

por Romi Vazquez – Marca Personal
Foto: AP Depor.com – Ricardo Moraes – Reuters