Anina en Radioteatro

Preciso tiempo necesito ese tiempo que otros dejan abandonado porque les sobra o ya no saben qué hacer con él tiempo en blanco en rojo en verde hasta en castaño oscuro no me importa el color cándido tiempo que yo no puedo abrir y cerrar como una puerta tiempo para mirar un árbol un farol para andar por el filo del descanso para pensar qué bien hoy es invierno para morir un poco y nacer enseguida y para darme cuenta y para darme cuerda preciso tiempo el necesario para chapotear unas horas en la vida y para investigar por qué estoy triste y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo tiempo para esconderme en el canto de un gallo y para reaparecer
En un relincho y para estar al día para estar a la noche tiempo sin recato y sin reloj vale decir preciso o sea necesito digamos me hace falta tiempo sin tiempo.
Con un texto de Mario Benedetti Ariel y Jonhy comenzaban el programa Nro.20 de Radio Teatro.
“Y hablando del tiempo, hoy cumplimos 20 programas, no sé si es mucho o poco tiempo, pero sé que tuvimos tiempo para reírnos, para aprender mucho de cada invitado, para jugar, para profundizar jugando, para hacernos amigos, para hacernos más amigos, para soñar, para hacerlos soñar, o para hacerles pasar el tiempo, porque siempre estuvieron acompañándonos, por eso les decimos GRACIAS!”
Luego inauguraron una nueva sección, un tanto especial, un top five con los “hits” que suenan en los trenes de la argentina
“Bueno yo me puse a investigar un poco sobre el tema. Porque esta charla abrió un canal de investigación tremendo y encontramos grandes vendedores de cd en el tren…
Y armamos un TOP FIVE”
Luego pasaron a presentar a los invitados del día de la fecha, “Anina”
“Basta vamos a empezar presentando a nuestros invitados, de la mejor forma, algo nos enseñó el tiempo del que estamos haciendo radio. Presentamos a la banda que nos acompaña escuchándolos y después nos metemos de lleno en la entrevista.”
Luego de tocar en vivo, comenzaron a presentarse cada uno de sus integrantes.
Fue una entrevista, entretenida, con mucha complicidad entre sus integrantes, donde comentaron sus comienzos, como es la composición de sus temas, las idas y vueltas de la banda y además con sus temas formaron parte de la “banda temática” del día de la fecha.
Luego para cerrar el programa se despidieron con un texto.
“Si, por supuesto. Bueno… gracias por escucharnos, por estar del otro lado del dial, y gracias por ver teatro! Nos vamos con un texto, sobre lo que hablamos a lo largo del programa.”
Puede usted decirme, querido señor, ¿para qué sirve este maldito progreso? Sea sincero. ¿Para qué sirve este progreso a usted, a su mujer y a sus hijos? ¿Para qué le sirve a la sociedad? ¿EL teléfono lo hace más feliz, un aeroplano de quinientos caballos más moral, una locomotora eléctrica más perfecto, un subterráneo más humano? Si los objetos nombrados no le dan a usted salud, perfección interior, todo ese progreso no vale un pito, ¿me entiende? Los antiguos creían que la ciencia podía hacer feliz al hombre. ¡Qué curioso! Nosotros tenemos, con la ciencia en nuestras manos, que admitir lo siguiente: lo que hace feliz al hombre es la ignorancia. El resto, es música celestial…